Derechos y Deberes de Nuestros Clientes

El usuario del servicio eléctrico tiene derecho a:

 Recibir un servicio sin cortes justificados, ni subidas o bajones de tensión, salvo casos de causa mayor.
  Ser informado cuando la empresa eléctrica requiera revisar el medidor.
  Solicitar a ENERGUATE la suspensión temporal del servicio si así lo requiere.
  Ser informado con anticipación sobre los cortes programados.
 Presentar quejas o reclamaciones a través de los diferentes canales de atención al cliente.
 Recibir mensualmente la factura por el servicio eléctrico.
 Seleccionar libremente cualquiera de las tarifas contenidas en el Pliego Tarifario emitido por la CNEE, de acuerdo a las limitaciones establecidas en cada caso y dentro del nivel de tensión que corresponda.
 El usuario podrá aumentar la potencia contratada después de seis meses de transcurrida la contratación o modificación del contrato, y adecuar las condiciones del mismo.

El usuario del servicio eléctrico también tiene deberes que cumplir:

 El servicio contratado es para uso exclusivo en la ubicación especificada y bajo las condiciones que se establecen en el contrato.
 Las instalaciones interiores o particulares de cada suministro son responsabilidad del usuario, tanto en la ejecución inicial de las obras como en su mantenimiento. Si en algún momento se realizan modificaciones que afecten las condiciones en que se brinda el suministro, el cliente deberá notificarlo a la Distribuidora.
 Realizar derivaciones de los conductores de una instalación para dar electricidad a un tercero es una acción penada por la ley.
 Entregar una garantía de pago ya sea monetaria o por medio de una fianza, la cual se calculará mediante la suma de dos facturas mensuales promedio de un usuario típico de la misma categoría del cliente.
La devolución de la garantía de pago se realizará a solicitud del usuario cuando dé por finalizado el contrato comercial suscrito con la distribuidora.
 Los equipos de medida y control son propiedad de la distribuidora siendo responsabilidad del usuario custodiarlos, garantizarlos y protegerlos.
 En el caso de constatar el mal funcionamiento del equipo de medida, se procederá a su arreglo o sustitución y se efectuará la reliquidación correspondiente (por exceso o por defecto), sin perjuicio del cobro de penalizaciones y las denuncias que correspondan ante la detención de irregularidades varias (conexiones ilegales, transgresiones tarifarias).